25 de Abril de 2019

INTERÉS

Hoy cumple 100 años la Escuela Técnica N° 1

13 de Abril de 2019

Hablar de los inicios de  la educación técnica en Punta Alta es mencionar la movilización popular a favor de un objetivo. Como otros tantos proyectos concretados en la ciudad en esos años (la Cooperativa Eléctrica, la Asociación Bomberos Voluntarios, la Biblioteca Alberdi), la actual EEST N° 1 “Almirante Ramón González Fernández” surgió para cubrir una necesidad ante la cual, los vecinos mancomunados expresaron un conjunto solidario que rápidamente logró su objetivo.

Escueta Técnica

Hoy la EEST N° 1 (Ex ENET N° 1) cumple su centenario. Compartimos esta reseña de sus orígenes publicada por el Archivo Histórico Municipal y escrita por el licenciado Gustav Chalier. El próximo número de la revista "El Archivo", que aparecerá en junio, tendrá su nota de tapa dedicada a este centésimo aniversario de la escuela técnica puntaltense.

Hablar de los inicios de  la educación técnica en Punta Alta es mencionar la movilización popular a favor de un objetivo. Como otros tantos proyectos concretados en la ciudad en esos años (la Cooperativa Eléctrica, la Asociación Bomberos Voluntarios, la Biblioteca Alberdi), la actual EEST N° 1 “Almirante Ramón González Fernández” surgió para cubrir una necesidad ante la cual, los vecinos mancomunados expresaron un conjunto solidario que rápidamente logró su objetivo.

Comienzos de la  educación técnica en la Argentina. Pese a que la impronta del sistema educativo argentino tradicional, desde fines del siglo XIX era el marcado sesgo humanísitico de tipo enciclopédico,  desde esa época existieron intentos por vincular a la escuela secundaria el aprendizaje técnico y la práctica profesional.

Estas iniciativas surgen como una suerte de  formación en el marco del incipiente crecimiento industrial,  incorporando a una población estudiantil perteneciente a sectores medios en ascenso.

Los primeros ensayos se dieron en provincias fuera de Buenos aires y el Litoral, como  Salta, San Juan y Catamarca. Allí se e  crearon  los  primeros  departamentos  técnicos,  anexados  a  los  colegios  nacionales.  Posteriormente, en 1897, se creó el Departamento Industrial en la Escuela  de  Comercio  Carlos  Pellegrini  de  la  ciudad  de  Buenos  Aires,  la que  luego  sería  la primera escuela industrial del país: la Otto Krause.  También en las primeras décadas del siglo XX se crearon las escuelas de  Artes  y  Oficios con el propósito de fortalecer el vínculo de la educación secundaria con el mundo laboral. Estas escuelas tomaron impulso, sobre todo, durante el primer gobierno de Hipólito Yrigoyen (1916-1922).

La necesidad de una escuela técnica en Punta Alta. Precisamente en esos años, surgió la iniciativa en Punta Alta de crear una escuela técnica.

El Arsenal Naval sito en Puerto Militar precisaba dotarse de personal capacitado en materias técnicas. Los jóvenes puntaltenses, en ese entonces, debían trasladarse a Bahía Blanca para cursar sus estudios secundarios, donde ya funcionaban desde la primera década del siglo XX diversos establecimientos secundarios y desde 1894, la Escuela de Artes y Oficios La Piedad, primer antecedente de la educación técnica y laboral de la región.

Como este traslado generaba no pocos inconvenientes y limitaba el número de estudiantes puntaltenses que podían acceder a una especialización, un grupo de vecinos entre los que se contaban militares y civiles, vieron la necesidad de crear una escuela industrial en la ciudad.

Interesaron en el proyecto al Director de los Talleres Generales y al Jefe del Puerto Militar, el vicealmirante Ramón González Fernández. Este último rápidamente adhirió a la idea e impulsó las gestiones correspondientes.

Se conformaron dos comisiones (una de damas y otra de caballeros) las que, en compañía de González Fernández, lograron recaudar $10.000. El 30 de marzo se conformó en forma provisioria la Sociedad Pro Educación Industrial, que tendría por finalidad establecer clases y talleres para la enseñanza industrial práctica y profesional, crear una biblioteca y un museo de arte industrial. A los tres meses de fundada, la sociedad contaba con cerca de mil socios, que debían pagar una cuota de $10, necesaria para el alquiler de las instalaciones de la escuela (que funcionaba en la casona de Humberto I al 200) y el pago de salarios de docentes.

La Sociedad Pro Educación Industrial. Finalmente el 13 de abril, la Sociedad Pro Educación Industrial se constituyó formalmente.

El 9 de julio de 1919 abrió sus puertas la Escuela de la sociedad Pro Educación Industrial, con el  inicio del curso lectivo.

Se egresaba en cuatro años, con el título de técnico, en las siguientes especialidades: Mecánica, Electricidad, Calderería Naval, Carpintería. Luego se agregaron cursos para el ingreso a la Escuela de Mecánica de la Armada, cursos de inglés y de contabilidad. La inscripción de alumnos se inició el 16 de abril de ese año, tomando por sede la Sociedad Argentina.

En 1947 se inició la transferencia de  los bienes de la Sociedad Pro Educación Industrial a la Nación, que se completó el 16 de octubre de 1949.  Por Resolución Nº 494 del 27 de octubre de 1965, el establecimiento lleva el nombre de “Almirante Ramón González Fernández”.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Archivo Histórico Municipal

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.